el salvador y juan b justo